Intervención del 8M 2021

El pasado día internacional de la mujer*, lxs compañerxs de diferentes grupos feministas cercanos a Abya Yala participamos en la movilización «Nuestra vida, nuestra resistencia. Rompamos el silencio, rompamos el sistema.» visibilizando las luchas de las mujeres* en nuestros distintos territorios y de mujeres* migrantes en Alemania y Europa. Acá les compartimos el discurso que fue leído allí:

Como todos los años, nos unimos una vez más al paro del 8m. Las políticas de muerte y exclusión en las que estamos sumergidxs se agravan en tiempos de pandemia y la crisis global golpea doble a mujeres* y disidencias sexuales, y aún con mayor fuerza a lxs migrantes, empobrecidxs, racializadxs e ilegalizadxs. La Pandemia ha dejado visible que el sistema en que vivimos es un sistema que transgrede los derechos humanos y la naturaleza. Los Estados fingen detener un virus, pero a quienes detienen y limitan es a la población que siempre ha sido marginada. Los estados patriarcales y neoliberales, en su infinita mezquindad, boicotean y criminalizan nuestra lucha feminista.Los estados han obligado a millones de mujeres y niñas a estar encerradas con sus abusadores, soportando la sobrecarga del trabajo doméstico y de cuidados reproductivos. Han obligado a refugiadxs a estar encerradxs en condiciones miserables, con frío y hambre, sin agua potable ni la mínima protección sanitaria. El problema no es la pandemia. Es el sistema.Este sistema que nos ha demostrado que existen „buenxs“ y „malxs“ migrantes. „Buenxs“ porque podemos migrar y „malxs“ porque tuvimos que hacerlo. En la estadística somos “diversidad”, “integración” y “multiculturalidad”, pero en la realidad nos enfrentamos al estigma hacia ciertas nacionalidades, culturas y costumbres; a trabajos precarizados, un sistema con migrantes de «primera» y «segunda» clase. Escuchamos discursos de bienvenida, y sin embargo no tenemos derecho a voz, a voto ni representación, a muchxs se nos ilegaliza, y deporta en la mitad de la noche para que nadie se entere; como mal dijo Seehofer ”la madre de todos los problemas es la migración”… Somos coloridxs y ruidosxs, y lo somos también acá para exigir nuestros derechos. ¡La migración es un derecho humano!Con furia latina también denunciamos las prácticas colonialistas que se renuevan para mantenerse intactas.

El estado alemán es cómplice de los asesinatos a luchadorxs sociales de Abya Yala, sabemos que sus balas mataron a Marielle Franco y muchxs más, y que brindan entrenamiento a las policías corruptas que cada día son más fascistas.Gritamos BASTA DE AGRANDAR SUS RIQUEZAS EXPLOTANDO NUESTRAS TIERRAS Y NUESTRAS CUERPAS! Nos cansamos de su cinismo ecológico con políticas extractivistas, el litio para sus autos eléctricos nos mata, la industria papelera y forestal nos seca y destruye, Bayer-Monsanto nos envenena, sus sellos Fair Trade no tienen nada de justos!Repudiamos la apropiación cultural que solo exotizan nuestra existencia, NI LA TIERRA NI LAS CUERPAS SOMOS TERRITORIO DE CONQUISTA. Volvemos a nuestras cosmovisiones rechazando sus categorías binarias y heteronormadas impuestas a punta de violencia y despojo hace más de 500 años.Desde la conquista occidental el abuso sexual y la violación se han usado como métodos de opresión y castigo a la insurrección. El adoctrinamiento e imposición de los roles de género es utilizado por gobiernos con instrumentos que se oponen a los avances de la lucha feminista, como el de la marea verde que legalizó el aborto libre y gratis en Argentina. Además invisibilizan los feminicidos tanto en Abya Yala como en Alemania, como si no fuera un problema. Es indespensable tematizar el sesgo de género, el abuso y acoso sexual hacia mujeres, niñas y disidencias, los cuales no se limitan a espacios conservadores o de derecha. Tenemos que tratar el problema desde la raíz, erradicando la mentalidad de castigo que no fomenta la autoreflexión y cambio de conducta sexista, racista, lesbofóbica y transfóbica. Nuestra respuesta es una lucha colectiva, de autocuidado, de denuncia, rompiendo el silencio para quebrar el sistema patriarcal. Las mujeres y disidencias luchamos internacionalmente para un nuevo orden mundial, y nuestra lucha feminista tiene que ser también antiracial y anticolonial.Luchamos por la liberación de los territorios, lxs cuerpxs y los afectos. Solidarizamos con la lucha y resistencia antipatriarcal y anticapitalista en Palestina, Sudán, Kurdistan, India, Vietnam, Polonia, España, Turquía, estamos con nuestrxs hermanxs por sobre todas las fronteras.

Si el cuerpo es lo que nos queda, si el cuerpo es lo que nos quitan y nos violan, es el cuerpo con el que nos vamos a cuidar, vamos a gritar por justicia, vamos a llorar y vamos a resurgir de las cenizas. Es lo único que nos queda, es lo último que nos quitan, es todo con lo que sabemos sanar.

Asamblea de Mujeres* y disidencias sexuales/Bloque Latinoamericano

Ni Una Menos Berlin

Sor Juanas

Kabilda- Berlin

Lafi

Xochicuicatl e.V.

Sorora

No solo aborto legal: por aborto libre y autonomía sexual. Diálogos entre Alemania y Argentina

Por Cecilia M y Ryan della Salla[1]

Como migrantes en Berlín, nos atraviesa tanto la lucha por el acceso al aborto que acaba de dar un gran paso consiguiendo la sanción de la Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo en Argentina, como también la necesidad de comprender y posicionarnos frente a las condiciones existentes en Alemania para el acceso a los derechos sexuales y reproductivos. Un diálogo entre las experiencias de los dos territorios nos permite ver los puntos de contacto y los aprendizajes mutuos de las luchas aquí y allá. 

Aborto en Alemania: ilegal y muy lejos de lo autónomo

La imagen de la serie ‘Poco ortodoxa’ donde una mujer al quedar embarazada en Berlín es atendida por una médica que, con muchísima naturalidad, le pregunta si quiere hacerse un aborto, refleja el imaginario que tienen/tenemos muchas personas acerca de Berlín como un lugar donde el aborto es libre, legal, y accesible.

La realidad es muy distinta: el aborto en Alemania está tipificado como un crimen. Existen excepciones en las cuales el aborto puede practicarse de forma legal: que exista una indicación médica, que el embarazo haya sido resultado de una violación, o que la persona gestante pase por una consultoría (Beratung) en una instancia acreditada por el estado y en ese marco exprese su decisión de no proseguir el embarazo.[2] En caso de abortos por indicación médica o violación, el costo es asumido por el seguro de salud, mientras que en el caso del paso por la consultoría, el costo debe ser pagado por la persona gestante, a menos que reciba ayuda social del estado. El paso por la consultoría es la que habilita a la mayoría de los abortos que se realizan en Alemania y funciona en muchos casos una instancia de enorme violencia psicológica al intentar en ocasiones persuadir a quien acude de no abortar.[3] Estas regulaciones excluyen desde ya a personas que se encuentran ilegalizadas por no tener permisos de residencia o no tienen seguro de salud. A todo esto se le suma el hecho de que muchos de los abortos no se realizan con pastillas, como recomienda la Organización Mundial de la Salud, sino mediante aspiración o inclusive legrado (raspaje), métodos muchos más violentos e invasivos. 

Existe en Alemania un movimiento conformado por diversas organizaciones políticas que reclama la derogación del artículo que tipifica al aborto como un crimen, así como del parágrafo que penaliza a médicxs que informen/publiciten que en ese consultorio/clínica se practican abortos.[4] Sin embargo, pese a que la ley en Alemania es similar a muchos países de América Latina, donde el movimiento por el acceso al aborto es masivo y ocupa la agenda pública hace años, en Alemania se trata de un movimiento minoritario y el tema tiene un lugar muy marginal en el debate político y la agenda feminista. ¿Por qué se sabe tan poco de esto? ¿Por qué se tiende a creer que el aborto es legal? ¿Por qué no se tematizan las violencias que hay que atravesar para acceder a un aborto? ¿Por qué no es parte central de las luchas anti-sistémicas? 

El debate que nos falta: la autonomía sexual 

Para entender el debate sobre la necesidad de ir mas allá de la legalidad-ilegalidad nos interesa reflexionar acerca de las diferencias y similitudes entre las situaciones en Argentina y Alemania. En un país como Alemania donde la clandestinidad no es una realidad más que minoritaria, la ilegalidad del aborto no figura en la agenda. Sin embargo, que para grandes sectores de la sociedad haya una ausencia de clandestinidad no significa ausencia de violencias o pérdida de autonomía. La oposición entre clandestinidad y legalidad que muchas veces se ha construido como una estrategia en Argentina para tener mayor impacto, pero deja de lado uno de los ejes más importantes en este debate que es el de la posibilidad de avanzar en una vida libre de violencias. 

Nos preguntamos, ¿es posible construir una vida libre de violencias cuando el sistema médico está dominado por mandatos patriarcales que reproducen la violencia sobre quienes deciden por fuera de la moral religiosa? ¿Realmente confiamos en que el estado genere las instituciones que nos permitan abortar libremente?  Nos preguntamos si es posible, contando con la importante conquista del derecho a la interrupción voluntaria del embarazo, imaginar un acceso al aborto por fuera de las violencias estructurales representadas en el sistema médico. 

Muchas de estas experiencias que se sitúan por fuera de los sistemas que generan violencias estructurales están cruzadas por el debate de la autonomía sexual, es decir, la discusión acerca de cómo generar espacios donde podamos ejercer de manera libre nuestras decisiones sexuales y reproductivas. 

Prácticas de autonomía colectiva: las experiencias de autorganización en las consejerías pre y post aborto en Argentina

A lo largo de la historia hubo siempre grupos de personas que acompañaron la realización de abortos, desde las llamadas «brujas» con sus conocimientos sobre hierbas abortivas en la Edad Media, hasta los grupos activistas que hoy acompañan la práctica de abortos con medicamentos.[5] El movimiento feminista argentino aporta algunos ejemplos dentro de esta historia y nos muestra cómo la autonomía se construye en la práctica política.

Hacia el año 2009 el colectivo Lesbianas y feministas por el derecho al aborto montó una red de información en torno de la línea telefónica “Más información, menos riesgos” para informar acerca de cómo realizarse un aborto seguro con pastillas de oxaprost/misoprostol.[6] Las líneas telefónicas y los espacios de organización para el acompañamiento de abortos se fueron multiplicando. Gracias a estas redes, muchas personas pudieron y pueden practicarse abortos libres de violencias y con un adecuado acceso a la información necesaria, incluso de forma autónoma respecto del sistema médico. Estas experiencias nos permiten pensar en un avance a espacios organizativos que generan una autonomía colectiva. Lo que aparece en principio como una reivindicación individual («mi cuerpo, mi decisión») se convierte en colectivo cuando se evidencia que la politización y la organización son el único camino para lograr el ejercicio de un derecho. 

La autonomía corporal como horizonte: cruces entre las luchas trans y el movimiento feminista 

El aborto es un derecho que debe ser conseguido como parte de la lucha para seguir generando autonomía y libertad sobre nuestra sexualidad, y en este sentido es una de las muchas reivindicaciones que tanto mujeres como disidencias sexuales compartimos. En el marco de la llamada «marea verde» que se hizo presente en Argentina desde 2018, cuando la lucha por el derecho al aborto tomó las calles de forma masiva, la presencia de varones trans y personas no binarias en el movimiento dejó en claro que existen diversas identidades con capacidad de gestar y, por lo tanto, de abortar. Pero los cruces entre las luchas travesti trans y el movimiento por el aborto son incluso anteriores.  Activistas travestis como Lohanna Berkins y Diana Sacayán apoyaron tempranamente la lucha por el aborto, planteando claramente que más allá de no gestar, la autonomía corporal es un horizonte común en la posibilidad de una alianza entre mujeres y disidencias sexuales. [7]

No solo los avances en la lucha por el aborto sientan precedentes para las reivindicaciones del movimiento trans, sino que los logros de este aportan resultados fundamentales a la lucha de los feminismos. La ley de identidad de género sancionada en Argentina constituye un avance en la autonomía al no solo despatologizar las identidades trans y prescindir de la autorización de médicxs y jueces/as para declarar la identidad auto-percibida sino que da espacio también a que existan múltiples maneras de vivir las experiencias trans/no binarias. De esta manera, al permitir reconocer como varones o a personas que se sitúan mas allá de la norma binaria a personas con capacidad de gestar, muestra lógicamente las limitaciones de la idea de las mujeres como sujeto político único en la lucha por el acceso al aborto. [8]  

Cruzando fronteras por la autonomía sexual 

La autonomía sexual es un eje clave para pensar no solo la politización de las luchas por la libertad sexual, sino también la sexualización de la práctica política, en tanto implica pensar cómo construir políticamente al margen de las instituciones reproductoras del patriarcado. Las posibilidades para ejercer autonomía están a su vez atravesadas por el clasismo, el racismo y la xenofobia. Esto lo vemos claramente en Alemania desde nuestra perspectiva migrante: si ya de por sí es difícil para todxs decidir sobre nuestros cuerpos y ejercer nuestros derechos de forma autónoma, lo es más aun para personas ilegalizadas, o con una situación migratoria precaria, o para quienes debemos comunicarnos con médicxs en un idioma que no es el propio. La lucha por el acceso al aborto en Alemania debe pensarse como una causa común de todos estos sectores.

Si la lucha por la autonomía es, como muestra el caso de Argentina, un eje compartido por el movimiento feminista y las disidencias sexuales, entonces Berlín es un terreno muy fértil para construir estas alianzas. Retomamos las experiencias de las luchas desde el colectivo LGBT* y disidencias sexuales así como de las feministas en Argentina para pensar una agenda  política que los cruce. Un ejemplo clarificador es el del colectivo travesti/trans en la UE donde para poder cambiar de género frente a las instituciones públicas deben enfrentarse a un sin fin de violencias (incluyendo  presentar certificados psiquiátricos que diagnostiquen «disforia de género»). En Argentina, por ejemplo, la Ley de Identidad de Género le comenzó a poner fin a estas prácticas violentas. Ley conquistada fundamentalmente gracias a la organización independiente de las instituciones estatales pero sin olvidar la necesidad de seguir disputándolas.

Reafirmamos nuestra convicción de seguir cruzando nuestra experiencia como migrantes con las locales no para romantizar a los movimientos sociales en América Latina sino como una oportunidad para repensarnos y poder impulsarnos a una acción política mas efectiva y que nos lleve a transformar todo lo que tenga que ser transformado para demoler las prácticas hetero-cis-patriarcales de todos los aspectos de nuestras vidas.

[1] Este texto es el resultado de la síntesis que quienes escriben la nota realizaron a partir de un encuentro tenido el 17.12.2020 con Francisco Fernandez (activista transmasculino), Camila Delia (integrante de la Consejería Pre y post aborto de la Asamblea de Villa Urquiza, Buenos Aires) y Derya Derya Binışık  (asesora en autonomía sexual y justicia reproductiva, Gunda-Werner-Institut) alrededor de un cruce en la lucha por el derecho al aborto entre Argentina y Berlín. 

[2] https://www.bmfsfj.de/bmfsfj/themen/familie/schwangerschaft-und-kinderwunsch/schwangerschaftsabbruch-nach—218-strafgesetzbuch/81020

[3] https://www.buzzfeed.com/de/julianeloeffler/schwanger-profemina-beratung-abtreibung-218

[4] referencias artículos 218 y 219, y referencias al movimiento por la derogación, por ejemplo https://www.sexuelle-selbstbestimmung.de/ y https://whatthefuck.noblogs.org/

[5] Por ejemplo https://en.wikipedia.org/wiki/Jane_Collective 

https://www.womenonwaves.org/

[6] Línea «Más información, menos riesgos» https://www.womenonwaves.org/es/page/1032/safe-abortion-hotline-argentina-july-2009

[7] https://lanotatucuman.com/lohana-berkins-y-el-derecho-al-aborto/actualidad/16/06/2018/16913/

[8] ver Francisco Fernández Romero “‘We Can Conceive Another History’: Trans Activism Around Abortion Rights in Argentina”, en International Journal of Transgender Health. https://www.tandfonline.com/doi/abs/10.1080/26895269.2020.1838391?fbclid=IwAR3HNJqPaP_exKjDldBKHykc1vKTuhWv7dpjnEhpH8KJjjpzBkOlbRfbwvg&journalCode=wijt21

Por el derecho de las mujeres* y disidencias sexo-genéricas a una vida libre de violencias

En Alemania como en todo el mundo el 25N es conmemorado como un día de lucha que reivindica el derecho de  las mujeres* y disidencias sexo- genéricas a una vida libre de violencias. En el marco de la manifestación  “Solidaridad no es suficiente, se trata de resistencia” convocada frente al ministerio de relaciones exteriores,  por la alianza feminista internacionalista en Berlín, la Asamblea de Mujeres* del Bloque Latinoamericano participó  desde el  inicio de la jornada con un llamado a la memoria sobre  lo que hoy  conocemos como el  día por la eliminación de la violencia de género; el recalcar y denunciar  el feminicidio perpetrado por la dictadura de Trujillo contra las hermanas Mirabal, militantes comprometidas por la lucha contra las atrocidades del “Trujillato”, fue el tópico que marcó la reflexión. Posteriormente las  compañeras de la Asamblea  participaron con un poema de Aquarela Padilla “Quemarlo todo” que tematizó los sentires  que día a día vivimos las mujeres ante la muerte y desaparición de nuestras hermanas. Finalmente, de forma espontánea se realizó un performance de perreo combativo que logró un espacio para la expresión de los cuerpos y creó una atmósfera colectiva de empoderamiento.

La manifestación fue organizada por colectivos migrantes que buscan dar un espacio propio a las múltiples demandas y luchas  legítimas antisistema del sur global. Colectivos como Ni una menos denunciaron la realidad de violencia que viven mujeres* niñas y cuerpos feminizados en Alemania y colectivos de base como  Respect se hicieron también presentes, promocionando  la campana “Legalisierung Jetzt”  y visibilizando la lucha por la legalización de las personas indocumentadas en Alemania y la problemática específica que viven las mujeres ilegalizadas en un contexto de pandemia. Sin duda la presencia de la diáspora  feminista latinoamericana se hizo presente y confluyó  con aquella de las compañeras que vien de disdistintas realidades en diferentes partes del mundo. 

¡Por un 25N feminista y  transnacional, movimiento migrante presente! 

Perspectivas feministas frente a la pandemia. La Línea Aborto Libre y la Defensoría Popular (Chile)

La siguiente conversación forma parte de una serie de entrevistas producto de la colaboración entre la Alliance of Internationalist Feminists y la Asamblea de mujeres* y disidencias sexuales del Bloque Latinoamericano Berlín. La iniciativa busca difundir las denuncias que hacen organizaciones de mujeres y feministas frente a la pandemia y las crisis que está provocando en sus diferentes contextos.

Para comenzar quería preguntarte sobre tu participación en la línea Aborto Libre y en la Defensoría Popular, ¿cuándo comenzaron a organizarse como colectiva y como organización, y cuáles son sus principales luchas?

Bueno yo soy Bechi, Betsabé Carrasco, soy abogada, trabajo en dos organizaciones en Santiago, la Línea Aborto Libre y en la Defensoría Popular. Respecto a la Línea Aborto Libre, esta es una organización que surge el año 2009, y que se constituye como una de las primeras líneas de acompañamiento telefónico en materia de derecho a decidir el aborto. Y desde esa fecha, hasta la actualidad, ha seguido articulando en diversos procesos, básicamente entregando información segura de cómo abortar con pastillas. El activismo está compuesto por mujeres y lesbianas y desde ahí hemos hecho bastante activismo. Hoy día básicamente estamos con toda la contingencia de pandemia y las posibilidades que tienen las mujeres en este contexto de delimitación de las fronteras y de restricción de los intercambios. Hay un montón de mujeres que están teniendo embarazos inesperados y que hoy día no tienen una solución para ponerle término. Y eso es bien complejo porque hay un desabastecimiento generalizado de medicamento para abortar, teniendo presente que en Chile, estos medicamentos,  que son la forma más segura para abortar según la OMS, están escasos, no existen y tampoco son de venta legal pública. O sea no se pueden conseguir. La única forma de conseguirlo hoy día es a través del mercado ilegal o por redes feministas. Las redes feministas ya han levantado alertas de desabastecimiento completamente y algunas ya no tienen nada. Y el mercado ilegal por supuesto ha proliferado, lo que ha significado que muchas mujeres han accedido a medicamentos falsos, a estafas o derechamente a medicamentos que ponen en riesgo sus vidas. Y bueno, la CEPAL señaló que iba a haber un aumento tremendo de embarazos inesperados durante este tiempo, por esta falta de acceso a medicina que ponga término al embarazo.Y por otro lado, desde el otro activismo en que estoy hoy día, es la Defensoría Popular. La Defensoría Popular es una organización que nace el 2006 y que trabaja en la defensa de personas criminalizadas por el Estado. A propósito del 18 de octubre, de la revuelta social que empezó a forjarse en Chile, obviamente empezó la represión, muchas personas detenidas y al día de hoy todavía sigue una cantidad importante de personas privadas de libertad. Y el problema que hemos tenido con las personas privadas de libertad es que la cárcel siempre ha sido un muy mal lugar para estar, pero en el contexto actual, esto se ha agudizado. Primero, por el hacinamiento propio de la privación de libertad, en segundo lugar, porque las personas que están en un recinto penitenciario son personas pobres y por tanto sus redes de apoyo y de acompañamiento también son personas pobres y que al día de hoy están bien complicadas para poderles proveer alimentos, encomiendas. Y en tercer lugar, podríamos decir que es la nula capacidad del Estado para asegurar la salud de las presas y los presos dentro de los recintos penales, se ha traducido hoy día en que han habido bastantes motines dentro de diversas cárceles. Por ejemplo, una de las cuestiones más importantes que, como en varias ciudades de Chile existe cuarentena total, las visitas a los presos y presas están suspendidas y eso por supuesto que afecta mucho en su calidad de vida, porque la visita va con la encomienda y aparte proveen contención emocional al preso o presa que está en una condición muy compleja. Entonces esos dos escenarios a mi me ha tocado vivirlos super de cerca con mucha angustia, mucha desesperación de familias de presos y presas.

Me decías entonces que está muy difícil el acceso al medicamento para generar el aborto, el miso, ¿cierto?

Hay dos medicamentos que son súper importantes, uno es el misoprostol o “misotrol”, que le dicen coloquialmente. Y el otro medicamento es el que le dicen “mife”, que es la mifepristona. Esos dos medicamentos se pueden ocupar de manera conjunta o solamente el miso. Uno es el método simple y otro es el método combinado. Ahora, en Chile siempre ha habido disponibilidad más de miso que de mife. Sin embargo, a través de redes feministas existía mife. Lo bueno de la mife es que es un medicamento que acelera el proceso de interrupción del embarazo y hace que sea más sencillo, más rápido y más seguro para la mujer. Hoy día simplemente no hay. Y hemos recibido denuncias de algunas mujeres que han tratado de obtener el medicamento y que inclusive han estado en proceso de subasta, o sea “¿quién da más por las pastillas?”. Es horrible y súper complejo, te das cuenta que hoy día está la típica estafa que están haciendo es que le dicen a la mujer que haga la transferencia y que no se pueden juntar porque estamos en situación de cuarentena. Así que le dicen que le van a hacer envío, pero una vez que le depositan el dinero, no realizan el envío, desaparecen, cambian de celular, etc. Entonces ha estado súper díficil. Y por supuesto que esto trae una consecuencia de salud pública, o sea lo que vemos las feministas es como esta compensación de todas las personas que van a morir, versus esta cantidad de embarazos indeseados, como este equilibrio propio del capitalismo.

Claro. Y respecto al aumento de la violencia contra las mujeres, hay  varias organizaciones que han denunciado esto mismo a nivel mundial.

Mira, nosotras hemos recibido varios casos de necesidad de acompañamiento feminista que es el que hace la Línea y las mujeres nos relatan que son objeto de violación dentro de su domicilio, por un tío, por su pareja, o sea…llegando a ese nivel. Mucha violencia intrafamiliar, mucha violencia económica.

¿Y el Estado de Chile ha tomado medidas en estos casos? Y ustedes como colectiva, ¿de qué manera se están enfrentando a estas violencias en la situación actual?

Lo primero, el Estado ha implementado algunas medidas que son por ejemplo una línea de atención a violencia, pero, según un reportaje de CIPER, no hay información clara de qué acción se toma respecto de esas denuncias en esa línea. Entonces si bien ha aumentado mucho la violencia contra las mujeres, creo que era un 200% más de llamadas telefónicas, el Estado no ha dado cuenta de qué acciones ha estado tomando para hacer frente a esta situación. Es evidente que ha aumentado la violencia intrafamiliar, ha aumentado la violencia doméstica, pero, ¿cuáles son las acciones que emprende el Estado? Yo creo que son super pocas y super innecesarias porque ya de antes teníamos un vacío. ¿Qué hacía una mujer cuando era víctima de violencia intrafamiliar? Si se atreve a denunciar, se inicia un proceso de judicialización y más que eso, no se inicia un proceso de contención emocional, otro tipo de ayuda. Pero lo que sí se ha levantado desde organizaciones feministas es bastante asesoramiento a nivel autónomo, como acompañamiento o catastro de mujeres o de niños, niñas y jóvenes que pueden estar en situación de violencia. Y, al mismo tiempo, se han provisto bastantes servicios de acompañamiento psicosocial, como a nivel psicológico. Y como Línea, en el marco de nuestro activismo, que es que las mujeres quieren abortar y no pueden hacerlo, hemos tratado de aumentar nuestra capacidad de respuesta a través de las redes sociales. Hoydía Instagram se constituyó como uno de los canales más importantes para recibir preguntas y denuncias. Así que hemos estado activando bastante eso. Y con el contexto actual hemos priorizado acompañar a mujeres que quieren interrumpir su embarazo que estén en situación de violencia, o sea que sufrieron un abuso sexual, violación, o que están en contextos muy complejos. Por ejemplo, una mujer que tiene dos hijos y no puede tener un tercero porque en verdad se muere de hambre. Entonces eso es lo que hemos hecho, pero por supuesto que nuestra respuesta es super ineficiente, en el sentido de que no tiene capacidad de acceso, o sea somos activistas, somos autónomas. Al menos tenemos financiamiento de un fondo internacional para poder seguir funcionando, pero igual no da. También, en general, desde el activismo feminista muchas compañeras son autogestionadas y autónomas por lo que hoy día están super precarizadas. Entonces desde los fondos internacionales nos dijeron que podíamos apoyar a las compañeras que estén en estas situaciones para que puedan seguir en el activismo. Pero realmente, la situación está crítica, o sea se viene una crisis social y económica potente.

Y sobre la dificultad que me decías de trabajar desde la autogestión, ¿cómo lo han vivido ustedes a nivel interno como colectiva? Y en términos emocionales también.  

Mira, lo bueno es que cuando una está en una colectiva que lleva un tiempo trabajando, estos momentos de crisis te ayudan a unirte. Y por otro lado, también como una está siempre en un computador, o en un celular, la comunicación a veces se vuelve un poco más fluida. Es medio paradójico, pero sí. Y eso nos ha pasado como colectiva porque necesitamos dar respuesta muy rápida a través de redes sociales. Y por otro lado, una dificultad que teníamos es que muchas compañeras del activismo no tenían buenos equipos tecnológicos. Y hoy día tuvimos que suplir esa carencia y la Línea tuvo que ponerse con equipos tecnológicos para que todas pudieran estar conectadas al mismo nivel. O sea ahora, para seguir haciendo activismo, hay que por lo menos asegurar la conexión a internet, un dispositivo correcto y la sostenibilidad de tu vida, que es al menos poder pagar cuentas de arriendo, dividendo, y tu alimentación. Tenemos varias compañeras que se quedaron sin trabajo. Pero, tenían ahorros, y con el apoyo de la colectiva pueden sortearlo. No hay ofertas de trabajo, a menos que seas del área de la salud. Entonces está díficil en ese sentido. Pero nosotras desde el activismo estamos medias protegidas porque si a una compañera le pasa algo, sabemos que la red de activistas está ahí. Y te das cuenta que hoy día hay un montón de mujeres que se acercan a nosotras a pedirnos colaboración y ayuda y a veces simplemente información, pero que no tienen ni una red. Y también hay chiquillas que se acercan a nosotras que son migrantes, que no tienen ninguna red, no tienen plata, no encuentran trabajo…

¿Cuáles crees que son sus desafíos, oportunidades en el escenario actual?

La Línea es una colectiva que la mayoría somos mujeres mayores de 30 años, entonces podríamos decir que estamos en un rango de edad mayor al activismo más joven del feminismo y nos hemos dado cuenta que  a veces tenemos pocas herramientas comunicativas. Ahora hemos descubierto que algunos contenidos en instagram hay que hacerlos súper claros y específicos para que sean entregados de manera concreta al público. Entonces yo creo que hoy día hemos tenido varios desafíos en terminos de ocupar nuevas herramientas , por ejemplo herramientas audiovisuales, el uso de podcast. Ahora tenemos una cuenta de bluejeans para poder comunicarnos mejor y estamos haciendo un taller vía online. Estamos potenciando todas nuestras redes sociales, que antes teníamos un post al mes en el instagram, hoy día cada día por medio. Por otro lado, igual nosotras teníamos un activisimo muy fuerte con usar plataformas seguras. Por ejemplo, usar jitsi, signal, usar riseup, protonmail. En general, todas nuestras comunicaciones son seguras y eso es una gananacia, porque estamos super cubiertas de antemano.

Y ese taller que me decías online, ¿de qué es?

Es un taller de aborto autónomo que estamos haciendo. Y consta de ocho sesiones, que va a ser los días lunes y los días viernes, y ya tenemos a cuarenta chiquillas inscritas. En la primera sesión explicamos nuestra estrategia, cómo hacer acompañamiento y por ejemplo, yo la semana pasada tuve el taller de aspectos legales. Y estamos haciendo eso, porque hoy día hay una necesidad de ese conocimiento. Hicimos la convocatoria y en muy pocos días no escribieron como 200 chiquillas, y solo podíamos darlo como para 50 porque el bluejeans te da esa capacidad. Ahora hay ansias de conocimiento diferente. En verdad nuestra preocupación hoy día es el desabastecimiento de medicamentos. Y coincide justo con el pick de la pandemia y eso significa que se restringen más las fronteras, la disponibilidad, el transporte. Así que ahora en realidad estamos empezando a hacer una campaña desde la anticoncepción, la prevención. Y hablamos igual del rollo que tiramos todo el rato, la heterosexualidad obligatoria, el patriarcado, que los hombres se ausentan…es que queda como de manifiesto, porque ahi te das cuenta que las cabras abortan solas. Los hueones no están al lado de ellas, muy pocos, y te das cuenta que la decisión siempre parte por nuestro cuerpo.

Para hablar un poco de la Defensoría Popular, ¿qué dirías que son los desafíos que tienen ahora en este escenario? Considerando lo que me decías de esas restricciones de las visitas.

En el colectivo de la Defensoría Popular tenemos varios casos. Pero hoy día nuestra prioridad y nuestro centro son las personas privadas de libertad. Porque igual los otros procesos de personas sin privación de libertad están en una situación diferente, porque no van a ir a juicio, entonces podrían postergar. Pero, las personas privadas de libertad siguen en esa condición y su escenario no cambia mucho, entonces hay que hacer ciertas acciones para agilizar los procesos judiciales para que no estén tanto tiempo en la cárcel. Pero, como te decía al principio, ha sido bien complejo, por dos razones. La Defensoría Popular es una organización autónoma que se financia con los aportes de los defendidos, son cabros jóvenes, entonces organizaban algun tipo de actividad para poder financiar el trabajo que realizamos nosotros y nosotras. Sin embargo, eso ha sido bien mermeado hoy en día porque en el centro  están otras cosas como la alimentación. Y por otro lado, no hemos tenido ningún caso, al menos ninguno de nuestros defendidos ha estado contagiado. Pero algunos de ellos no han recibido durante mucho tiempo ni encomienda ni visita. Entonces es una situación muy compleja dentro de la cárcel porque todo se mueve con plata. Si no tienes plata, si no tienes redes, si no tienes financiamiento, es poco lo que te puedes mover. Así que ahi hemos estado los abogades entrandole un poco de plata, los presos también son muy solidarios, al menos los de la revuelta, entonces comparten lo que pueden recibir o no.  Pero, hoy día el Estado represor y criminalizador sigue funcionando. Y eso implica que estos chiquillos que ahora están privados de libertad, en esta crisis social, política y de salud, prontamente van a tener juicios en su contra, y eso significa que lo que el Estado está persiguiendo es su responsabilidad penal, o sea su condena. No ha habido un criterio de flexibilización de los tribunales. Entonces sigue habiendo gente condenada y sigue habiendo gente que podría estar en la calle, con otra medida cautelar, privada de libertad con prisión preventiva. Yo creo que hay una cuestión que se ha estudiado mucho más por la sociología, que es que hoy día el Estado se perfecciona desde lo represivo y desde lo criminalizador, sobre todo el Estado chileno que tiene una historia, lo continúa haciendo. Se está empezando a ver las primeras condenas a propósito de los presos detenidos por la revuelta. Como que están pensando “está todo medio calmo, aprovechemos de condenar, dejar gente presa, porque mañana van a volver las protestas y ya van a estar presos”. Les conviene mucho porque nosotros en algun momento sacamos a algunos chiquillos privados de libertad, pero tampoco nos fue tan bien. Y nuestros representados, la gran mayoría, son personas jóvenes y que no tienen antecedentes previos, o sea que en abstracto, podrían estar afuera. Y si bien ninguno de nuestros defendidos ha estado contagiado, hay una situación muy grave en la cárcel de Puente Alto, donde hay un contagio de al menos el 50% de la población penal, y no han habido medidas concretas. En una cárcel altamente hacinada, un gendarme contagió y empezó a propagarse y quedó la cagada. Sacaron a algunos presos y los movieron para otro lado. Pero lo que pasó, es que ahí tampoco habían restringido las visitas, o sea llegaron visitas, de San Bernardo, Puente Alto, La Pintana y ya aparecieron los primeros contagios también en esas comunas. En Chile casi todas las cárceles están hacinadas. A excepción las de la Patagonia, al sur, nadie quiere ir para allá preso. Entonces igual ha sido díficil la situación de los privados de libertad porque gendarmería no asegura los derechos, no asegura condiciones de salubridad. Como algo tan sencillo para una que es darse una ducha de agua caliente, los presos acá no tienen agua caliente. Al menos tienen jabón, tienen agua, pero no agua caliente y en esta época el frío, es complejo. Además, desde que hubo protestas en El Bosque, actualmente hay nueve personas en prisión preventiva por esos hechos. Entonces el Estado represor ha seguido operando, no ha cesado, de hecho las políticas represivas se han agudizado bastante. Tenemos más policías  en las calles, tenemos más militares vigilando, la política represiva sigue.

Y para ir concluyendo, ¿cómo te imaginas que se podría unir fuerzas a nivel internacional? ¿qué crees que es importante de denunciar?

Desde el activismo de la Línea, una situación importante de denunciar es el hecho del desabastecimiento y contar cómo los Estados modernos, particularmente el Estado chileno y los Estados de Latinoamérica y el Caribe no aseguran el acceso a la decisión de las mujeres sobre sus cuerpos. Eso es super importante relevarlo porque el escenario está complejísimo entonces probablemente el próximo año veamos todos los cambios de la tasa de natalidad que han existido, y sobre todo con las consecuencias de una crisis global económica que en Chile ya estaba. Quizás sea bueno contarlo desde esa amplitud de mirada. Yo creo que lo que pasó el último tiempo, a propósito del hambre, ha sido el reflejo fiel de lo que se veía venir. Está la cagada a nivel social y el hecho que las mujeres no puedan tener derecho a decidir sobre sus cuerpas, trae también consecuencias. Así que yo creo que desde ahi se podría hacer alguna articulación como la denuncia, el catastro e ir viendo cómo se da respuesta a eso.  Hoy hablabamos que era re importante hablar de la vida y los cuerpos de las mujeres, la decisión que implica ello, quiénes son las mujeres que hoy día no quieren tener guagua, son las mujeres pobres, que tienen dos o tres hijos, y que no pueden seguir teniendo un cuarto hijo. Y por otro lado, la necesidad de hablar hoy día del aborto no como una cuestión tabú, sino como una necesidad, que está vigente y que por supuesto que el Estado no garantiza absolutamente nada. ¿Qué pasa con la salud de las mujeres? Y de otros cuerpos que puedan quedar preñados, no está en el centro. Sabemos que nunca ha estado al centro, pero son discusiones que hay que dar. Y con los casos de violación, pasa que la ley de aborto en tres causales, que es muy mala, muchas chicas no se atreven a ir al hospital y denunciar, por los prejuicios, por los estigmas. Y además que hoy día acceder a un servicio de salud, es muy difícil por la embarrada que está.

No estamos de fiesta, estamos en lucha! #8M Marcha Internacionalista- Berlín

Alrededor del mundo la lucha contra el fascismo se vuelve cada vez mas fuerte y las mujeres somos la punta de lanza de esta revolución. El sistema patriarcal y la estructura sexista está tratando fuertemente de marginizarnos, criminalizarnos y oprimirnos. Pero no lo van a lograr. Puedes verlo en la cara de cualquier mujer* que está luchando por todo el mundo, en las calles, en las montañas, en un bote en medio del mar, en las fronteras, en las prisiones, en los campos de regugiadxs, en los territorios ocupados. Nuestras luchas existieron siempre nos conectan entre nosotras alrededor del mundo. Estamos tomadas de la mano, hombro a hombro, unidas por la solidaridad. Porque la lucha de cada mujer* es la lucha de todas nosotras.

La supremacía blanca está destruyendo el mundo a través del capitalismo, el neocolonialismo, el fascismo, el imperialismo, el extractivismo, políticas de embargo, limítrofes, y de deportaciones, apoyando y fomentando dictadores y ocupaciones con su tráfico de armas y sus guerras. En Alemanía se cambia todos los días el sistema de derecho para sancionar nuevas leyes contra las personas en situación de refugio, les migrantes, les revolicionarixs y las mujeres*.

Creemos que la solidaridad entre mujeres, la autoorganización y la autodefensa son las mejores herramientas para combatir el fascismo. Seguiremos luchando defendiéndonos a nosotras mismas de toda forma de violencia e injusticia estructural, política, social y económica.

Llamamos a todes las mujeres* Lesbianas, Trans* e Inter y especialmente a las mujeres Trans*, mujeres* de la clase trabajadora, mujeres* refugiadas, mujeres* negras y mujeres* de todes los colores.

Hagámonos escuchar!

Hartas de la explotación de nuestros cuerpos, nuestras tierras, nuestros recursos.Hartas que nos maten en las fronteras, en los mares y en las tierras.

Hartas de feminicidios.

Hartas de la impunidad patriarcal!


(Declaración conjunta de las colectivas organizadoras de la Marcha de Feministas* Internacionalistas del #8M)

Asamblea de Mujeres* del Bloque Latinoamericano

Ni Una Menos – Berlin

Alliance of International Feminists

Tal3at /PalästinaSpricht

Conversatorio online sobre las luchas feministas en Medio Oriente y Chile

Integrantes del Bloque Latinoamericano participaron del Livestream organizado por la Alianza de Socialista de Medio Oriente y África del Norte (Alliance of MENA Socialists). Les compartimos la descripción del evento y el video de la conversación (en inglés)

Livestream Socialist Feminist Dialogue Between Iranian, Iraqi, Palestinian-Lebanese, Chilean women

Sunday January 26
7 p.m. – 9:30 p.m. Geneva Time
Sponsored by Alliance of MENA Socialists

Socialists feminists from Iran, Iraq, Lebanon and Chile will discuss the unique features of the uprisings in each country, the role of women, the state of women’s struggles and gender relations. They will offer ideas for connecting these uprisings to each other and to other regional and global struggles against capitalism/racism/patriarchy/heterosexism and for human emancipation.
Two hours of discussion with a moderator to be followed by 30 minutes of Q and A with the facebook audience.


Speakers:
Fatemeh Masjedi: Iranian academic historian and activist based in Berlin. Member of the Alliance of Middle Eastern and North African Socialists. She was a political prisoner in Iran because of her women’s rights activities.

Nadia Mahmoud is an Iraqi socialist feminist based in Iraq. She holds a PhD in Social and Policy Sciences from the University of Bath-UK. She is a co- founder of Aman Organization for Women, and a member of the Worker Communist Party of Iraq. Her articles about issues related to politics in Iraq with a special focus on workers’ movements, youth, unemployment, and secularization of the country appear weekly in the party newspaper, Ela- Al-Amam.

Sarah Kaddoura is a Palestinian feminist social worker based in Lebanon. She is the director of knowledge dissemination around sexuality, gender and sexual and reproductive rights at the A Project, and is a member of the leftist feminist Dammeh Cooperative. She also blogs on refuge, sexuality and feminism in Arabic at suhmatiya.wordpress.com.

Juliana Rivas, Latin American feminist, studied sociology in Chile and has a master’s degree in urbanism from Berlin. She has worked in different public institutions in Chile in areas related to sociourban issues. Participates in the political group Bloque Latinoamericano Berlin and recently in the political commission of Cabildo Berlin, working to support the Chilean rebellion. Has participated in feminist groups in Punta Arenas, Chile and Berlin, Germany.

Live Socialist Feminist Panel of Middle Eastern & Chilean Women

Live Socialist Feminist Panel of Middle Eastern & Chilean Women

Posted by Alliance of MENA Socialists on Sunday, January 26, 2020

La lucha feminista en Venezuela – Solidaridad desde Berlin

Entrevista con Mujeres por la Vida

Queridas compañeras, en el marco del activismo latinoamericano en Berlín, y del movimiento solidario que se ha generado en muchas ciudades latinoamericanas, norteamericanas y europeas para denunciar el Golpe de Estado y la amenaza de una intervención militar en Venezuela, queremos extender un abrazo de hermanxs, un abrazo militante, pueblo a pueblo, a los movimientos y colectivos populares que hoy resisten y construyen en su diario hacer la posibilidad de otra sociedad antipatriarcal y anticapitalista. Por eso queremos aprovechar esta oportunidad para conocer el movimiento que integran y las propuestas e identidades políticas que las convocan.

-¿Qué es y quiénes son Mujeres por la Vida?

Somos una organización feminista autónoma y autogestionaria, que mediante la promoción de la participación protagónica de mujeres de los sectores populares, la facilitación de espacios formativos fundamentados en los principios de la Educación Popular y la creación de espacios de apoyo y autocuidado entre mujeres, contribuimos a la construcción de organizaciones territoriales autogestionadas, donde se desarrollen estructuras, relaciones y formas de vida feministas, contrarias a los valores capitalistas y patriarcales.Mujeres por la Vida nace en noviembre de 1992 como un colectivo de mujeres pobres de una comunidad popular urbana, La Carucieña, Barquisimeto, capital del Estado Lara (450 km al oeste de Caracas). Nos unimos para luchar contra las condiciones de pobreza de nuestra comunidad como consecuencia del sistema neoliberal implantado para ese entonces en nuestro país, con especial incidencia en las mujeres (feminización de la pobreza) y contra la discriminación y la violencia hacia la mujer, especialmente la violencia doméstica, no contando en aquel momento con un instrumento legal que nos protegiera. Durante la década de los 90 nuestro trabajo en la comunidad consistió en charlas, conversaciones, cine-foros, marchas, programas de radio denunciando las discriminaciones y opresiones que vivíamos como mujeres y como pobres. También en este tiempo estuvimos comprometidas con los procesos sociales y políticos que condujeron al inicio de la Revolución Bolivariana a través del triunfo electoral de nuestro Comandante Hugo Chávez y del proceso constituyente que se vivió en todo el país[1].

A partir del 2000 nos iniciamos en el feminismo y el conocimiento del patriarcado a través de la relación con un conjunto de compañeras ecofeministas que nos facilitaron procesos de formación en esta línea. Desarrollamos en esta época nuestra primera experiencia de formación feminista que denominamos Escuela de Mujeres Libres.

Por otra parte, durante los años 2000-2005 se presentaron en Venezuela situaciones políticas (golpe de estado, paro patronal y petrolero, referéndum revocatorio) que involucraron a los movimientos sociales y al pueblo en general en procesos y acciones en defensa del proceso revolucionario que centraron la mayor parte de nuestras acción.

A partir del 2006 retomamos el trabajo comunitario con las mujeres involucradas en las organizaciones barriales y en organizaciones de trabajadores y trabajadoras.

Este trabajo nos permitió establecer relaciones con mujeres jóvenes que conformaron dos nuevas colectivas de Mujeres por la Vida, Lunáticas y Mariposas Libertarias, constituyéndonos entonces como Movimiento. La colectiva Lunáticas ha venido desarrollando experiencias comunicacionales como el audiovisual “Abolir el Patriarcado es la Revolución” y los programas de radio y tv comunitarias “Juntas y también Revueltas”Desde entonces nuestro trabajo ha estado centrado en las siguientes líneas de trabajo:· Fortalecimiento de la participación y liderazgo de las mujeres en las organizaciones territoriales y movimientos sociales y a través de la formación feminista y el acompañamiento en procesos personales y colectivos que faciliten el crecimiento y empoderamiento.

-Pedagogía Feminista: desarrollamos procesos formativos basados en las concepciones y metodologías de la Educación Popular Liberadora siendo las mujeres sujetas de su propio proceso. Trabajamos la vinculación de los grandes temas del capitalismo y el patriarcado con la vida personal de cada una y las relaciones entre todos y todas descubriendo de esta manera lo común de nuestras problemáticas y la necesidad de la acción colectiva.

-Atención a las situaciones de violencia que vivimos como mujeres a través de campañas de denuncia y prevención, acompañamiento a mujeres en situación de violencia en sus procesos personales así como asesoría legal y psicológica.

-Defensa y promoción de derechos sexuales y reproductivos.

-Espacios de Apoyo entre Mujeres: Hacemos especial énfasis en crear espacios de encuentro, convivenciales, donde cada una sienta que su palabra y su participación son valoradas, donde se viva la aceptación mutua, el respeto por todas, donde se construya la amistad entre mujeres. Lugares de aprendizaje donde nos sentimos tranquilas, cómodas, aceptadas entre iguales, lo cual nos permite fortalecernos para la participación en otros espacios, para liderar cambios hacia los valores en que creemos. No se trata de una reunión más sino de un momento que anhelamos porque nos nutre, nos permite respirar profundo y salir fortalecidas y crecidas.

-Comunicación Popular Feminista: Proponemos una nueva forma de comunicación que permita hacer análisis crítico y producir nuevos contenidos para hacerle frente a los mensajes que promueven roles y estereotipos, además de toda la discriminación, desigualdad y violencia de género que fundamenta al sistema patriarcal y se transmiten a través de los medios de comunicación.

-“Juntas y También Revueltas” es nuestro espacio radial y expresión de nuestras luchas, además de mostrar nuestra esencia, valores y símbolos, multiplicando las voces de quienes defienden la vida digna.

-¿Qué las motivó a organizarse como movimiento feminista?

La lucha permanente contra los sistemas de opresión patriarcal y capitalista que generan situaciones de violencia social y personal en nuestra vida como mujeres ha sido una motivación constante para organizarnos. Nuestro trabajo ha estado dirigido en forma prioritaria a mujeres de los sectores populares impulsando procesos formativos y organizativos. Actualmente dirigimos prioritariamente nuestras acciones al fortalecimiento del poder popular, con participación protagónica de las mujeres, en la construcción del autogobierno comunitario que en nuestro país luchamos porque se exprese en el Estado Comunal (Consejos Comunales y Comunas)[2]

-Cómo ven la lucha feminista en la Venezuela de hoy?

La participación protagónica de las mujeres en las organizaciones feministas, sectoriales o territoriales ha sido de gran importancia en nuestro país durante el presente siglo, hemos asumido en muchos espacios tareas de liderazgo. Sin embargo, esto no ha ido de la mano con una transformación de la responsabilidad en las labores de cuidado que mayormente recaen en las mujeres, desarrollando dobles o triples jornadas. Unido esto a los mensajes patriarcales que establecen la subordinación de la mujer y su desvalorización para el desempeño de roles de dirección en la vida pública, se presentan un conjunto de dificultades para las mujeres dar continuidad a su participación social y para el desempeño de funciones de liderazgo comunitario.

Por otra parte, en los últimos años como producto de la situación socioeconómica del país, que es el resultado del bloqueo económico financiero de potencias extranjeras, el robo de activos de la nación y situaciones internas de corrupción y burocracia, lo invertido en las tareas doméstica ocupan la mayor parte del tiempo de las mujeres. Esta doble jornada, resolviendo en casa y en la comunidad las necesidades básica, dificulta a las mujeres pensar en sí mismas y sus necesidades, lo cual se traduce en un desgaste físico y psicológico, Son escasos los espacios para la contención y el acompañamiento donde sea posible pensar estrategias colectivas y construir alternativas creativas a esta realidad.

Se hace necesario consolidar desde las mujeres de base una agenda de lucha por la generación de políticas públicas que no sean de asistencialismo, que no refuercen el concepto de mujer vulnerable que espera los cuidados de un estado protector, nosotras como movimiento popular en articulación con otras organizaciones, comunas y sectores hemos realizado una serie de actividades, jornadas y encuentros para ir desarrollando esta agenda que nos permita exigir que se respete nuestro derechos a la participación protagónica, además de fortalecer procesos de autonomía y soberanía sobre nuestros cuerpos, generando mecanismo populares para una vida libre de violencia hacia las mujeres, creando estrategias que socialicen el trabajo doméstico, accediendo información y campañas sobre derechos sexuales y reproductivos y permitiendo la consolidación de nuestro liderazgo dentro de un poder popular y feminista.

-¿Qué propuestas tiene Mujeres por la Vida, en qué basa su acción política y que planes tienen para hoy y para el futuro?

Nosotras durante más de 27 años hemos hecho énfasis en la necesidad de crear nuevos vínculos afectivos entre mujeres, pero además de construir amistad, queremos poder generar espacios para la reflexión y el fortalecimiento del liderazgo feminista de las mujeres, esto nos permite luchar más juntas y con mayores y mejores herramientas frente al sistema patriarcal, capitalista, imperialista y colonial.Entre los proyectos desarrollados tenemos:

– Creación de la Defensoría Popular [3]de la Mujer Hermana Juanita, zona suroeste de la ciudad de Barquisimeto, que atiende el ámbito territorial de las Comunas Ataroa y Loma de León.

– Conformación del Núcleo de Formación Feminista “María Jota Berrio Rodríguez” de la Escuela de Feminismo Comunal y Popular “Ana Torres”· Impulso de los Comités de Mujer e Igualdad de Género en 40 Comunas del Estado Lara.[4]· Participación desde el 2017 en la plataforma “Ni Una Menos” para organizar el 8 de Marzo.

– Participación de Encuentros Internacionales y Nacionales de Mujeres, entre los que se encuentra el Encuentro Plurinacional de Argentina, Encuentro Latinoamericano de Mujeres ELLA y Mujeres de Alba Movimientos.

– Producción y transmisión del Programa de radio “Juntas y También Revueltas”· Experiencias comunicacionales como el documental “Abolir el Patriarcado es la Revolución” y el programa de Tv “Juntas y también Revueltas”· Articulación con el Hospital tipo I “La Carucieña” en materia de Derechos Sexuales y Reproductivos.

– Acompañamiento formativo para otras organizaciones como la “Cooperativa 8 de Marzo”, “Casa Vera”[5] así como a 12 Comunas del estado Lara, en temáticas como patriarcado, comunicación popular feminista, una vida sin violencia para las mujeres, comuna feminista entre otros.· Promoción y facilitación de Asambleas de Mujeres preparatorias del I Congreso Venezolano de Mujeres.

-Formación Socio-productiva para mujeres participantes de procesos de distribución de alimentos a través de sus organizaciones territoriales (ámbitos de las Comunas Ataroa, Loma de León y Pavía) principalmente en elaboración de productos de limpieza e higiene personal.

Frente a lo realizado, lo por avanzar y consolidar estamos convencidas de que ningún bloqueo podrá arrebatarnos los sueños ni la esperanza de hacer posible un feminismo popular y comunal, más allá de la lógica institucional que no permite rectificar los errores y deficiencias internas, nosotras sabremos vencer construyendo alianzas y estrategias populares en defensa de la revolución de las mujeres porque a pesar de todo seguimos siendo las protagonistas de todos nuestros procesos.

-Venezuela vive una profunda crisis económica y política y las consecuencias las podemos certificar por la diáspora venezolana que hoy transita el mundo. Pero, cuáles son las consecuencias específicas para las mujeres venezolanas? y cómo creen ustedes que se puede resistir a esta situación?

Como todo proceso masivo de migración, son las mujeres, niñas y niños quienes se colocan en situaciones peligrosas y vulnerables, salen en búsqueda de mejores condiciones para vivir, motivadas por la actual situación del país que deja sin oportunidades a los y las más pobres, sumado a esto creen que es posible un futuro mejor en los países a donde se dirigen, sin conocer que las políticas migratorias y económicas de estos países no garantizan muchos derechos para quienes se encuentra bajo el signo de migrante.Para nosotras es sumamente preocupante la cantidad de mujeres venezolanas en situación de violencia doméstica y laboral o asesinadas en el extranjero, que dejan muchas veces sin ninguna protección a sus hijos e hijas, otras sin conocer la dinámicas de la prostitución en estos lugares destino terminan en redes de tratas, explotadas y vendidas como esclava sexuales, en otros casos sometidas a condiciones de precarización laboral que nos les garantizan ni su sustento ni la posibilidad de remesas para sus familias.Por otra parte también es importante señalar que existen situaciones en las que madres solteras o con sus esposos migran dejando a los hijos e hijas bajo el cuidado de otro familiar que ejercen violencia física, psicológica, sexual sobre los y las más pequeñas.Por eso es necesario comenzar a crear redes de cuidado y solidaridad con organizaciones sociales que se encuentran en los países vecinos que puedan acompañar o atender a estas mujeres que deciden migrar sin ninguna red de protección que le permita defenderse frente a la violencia, pero además poder multiplicar la información sobre las distintas situaciones que se pueden presentar, por otra parte, para quienes deciden quedarse debemos avanzar en términos de proyectos socioproductivos como propuesta alternativa, autogestiva y de economía solidaria que le haga frente a la lógica capitalista con su especulación e hiperinflación; entre nuestras iniciativas está el retomar la fabricación de productos de limpieza y salsa de tomate para aportar a la economía familiar.

-Y en ese sentido cuáles son las dificultades que tienen actualmente como movimiento?

Frente a la actual coyuntura hemos transitado por algunos momentos difíciles por ejemplo en el año 2018, tres de nuestras compañeras referentas se encontraban fuera del país atendiendo situaciones personales, algunas otras militantes han tenido que sumarse al trabajo institucional y otras compañeras de las comunidades resisten lo mejor que pueden pero no se escapan de sentir un desgaste físico y psicológico por las múltiples tareas que deben realizar, buscando alimentos, cocinando con leña, rindiendo el presupuesto, sin mucho acceso a medicina o anticonceptivos, sin embargo para el segundo trimestre del 2019 hemos reiniciado algunas actividades con muchas más fuerza y esperanza, gracias a la solidaridad internacionalista pudimos adquirir 30 DIU[6], que están siendo entregados a las mujeres de sectores vulnerables, con la venta de nuestro cuadernillos nos dimos un pequeño incentivo y hemos avanzado con las alianzas para reimpulsar la defensoría “Hermana Juanita”.

-¿Cómo podemos solidarizarnos con su movimiento desde acá?

Generar vínculos de solidaridad pasa por comprender nuestras realidades, para ello nos sumamos a la iniciativa de preparar Video-Foros Online que ayuden a difundir lo que ocurre en Venezuela desde la perspectiva de las mujeres organizadas que vivimos en zonas populares, así mismo creemos importante el apoyo con plataformas web que faciliten el acceso a la información no sólo de nuestros proyectos sino también de noticias vinculadas a la lucha que emprendemos las mujeres en defensa de nuestra vida y del proyecto político de liberación que se materializa en las comunas.Nuestra organización por más de 27 años ha emprendido proyectos de educación popular feminista, creado espacios de encuentro entre mujeres, hemos acompañado a muchas de ellas en situación de violencia, aportado a la generación de políticas públicas para la equidad y con justicia social, siempre lo hemos hecho con nuestros aportes, de manera autogestiva y colaborativa, sin embargo debemos con honestidad reconocer que la situación del país nos ha afectado y los recursos propios son realmente insuficientes, el alto costo de la vida nos arropa y aunque no nos derrote, se hace aún más difícil ampliar nuestro trabajo a otros sectores que manifiestan la necesidad, de igual manera se ven amenazados el sostenimiento de los proyectos ya consolidados, por todo esto, los aportes económicos que se puedan realizar contribuirán a mantener lo que con tanto esfuerzo hemos construido.Muchas gracias compañeras por su tiempo.Bloque Latinoamericano de Berlin*Esta entrevista fue realizada en el marco de una campaña de solidaridad militante que ha iniciado el Bloque Latinoamericano de Berlín con algunos movimientos sociales en Venezuela que siguen luchando día a día por una sociedad de justicia y equidad. Su lucha es nuestra lucha.

[1] Hugo Chávez Frías toma el poder presidencial en 1999 con el apoyo de los sectores populares, en ese momento fundador del Movimiento Quinta República, coalisión de militares y movimientos sociales y partidos de izquierda.

[2] “La Comuna, como entidad local donde los ciudadanos y ciudadanas en el ejercicio del Poder Popular, ejercen el pleno derecho de la soberanía y desarrollan la participación protagónica mediante formas de autogobierno para la edificación del estado comunal, en el marco del Estado democrático y social de derecho y de justicia” / Ley Orgánica de las Comunas. Asamblea Nacional de la República Bolivariana de Venezuela 13.12.2010

[3] Las Defensorías son espacios de apoyo, acompañamiento jurídico, emocional y política a mujeres que han sido víctimas de la violencia patriarcal. En este caso asumido por el poder popular. En el marco de la “Ley orgánica sobre el derecho de las mujeres a una vida libre de violencia”, decretada en el año 2007 y renovada en el 2014 para incluir el delito de femicidio.

[4] Estos comités forman parte de los Consejos Comunales, espacios de decisión y participación de las comunidades, están delimitados territorialmente y juntos conforman la Comuna.

[5] Experiencia de toma de vivienda, espacio de resistencia por el derecho a la vivienda.

[6] Método anticonceptivo, Dispositivo intrauterino (DIU)

„Kein Hindernis wird die Hoffnung auf einen volksnahen und kommunalen Feminismus zerstören“ – Re:volt magazine

Das Interview enstand als Teil der Solidaritätskampagne des Bloque Latinoamericano Berlin mit venezolanischen sozialen Bewegungen, die weiter Widerstand leisten gegen die Folgen der Wirtschaftsblockade, die politische Krise und die wiederholten Interventionsversuche imperialistischer Kräfte.

Aquarella [Bloque]: Hallo liebe Genossinnen von Frauen für das Leben (Mujeres por la Vida). Erzählt uns doch erstmal etwas über euer Projekt. Wer sind Mujeres por la Vida?

[MplV:] Wir sind eine autonome und selbstverwaltete feministische Organisation. Durch die Förderung der aktiven Partizipation von Frauen aus den Armenvierteln, durch das Bereitstellen von Bildungsräumen auf den Prinzipien der Volksbildung beziehungsweise Bildung von unten und durch die Schaffung von Räumen gegenseitiger Unterstützung, Fürsorge und Selbsthilfe unter Frauen, tragen wir zum Aufbau von lokalen, selbstverwalteten Gruppen bei. Dort werden feministische Strukturen, Beziehungen und Lebensformen entwickelt, die sich den kapitalistischen und patriarchalen Werten entgegenstellen.

Aquarella [Bloque]: Seit wann gibt es euch denn schon und wo lagen und liegen eure Arbeitsschwerpunkte?

[MplV:] Mujeres por La Vida entstand ursprünglich im Jahr 1992 als Kollektiv städtischer, armer Frauen in La Carucieña, Barquisimeto, der Hauptstadt des Staates Lara. Die Stadt befindet sich 450 Kilometer östlich von Caracas. Wir schlossen uns zusammen, um gegen die Armut und die schlechten Lebensumstände unserer Gemeinschaft zu kämpfen, die die Konsequenz der Implementierung des neoliberalen Systems in unserem Land waren. Besonders hart traf er aber die Frauen. Wir reden deshalb von einer Feminisierung der Armut. Gleichzeitig kämpften wir gegen die Diskriminierung und Gewalt, die Frauen erfahren – allem voran gegen häusliche Gewalt. Wir hatten damals keine legalen Instrumente, um uns zu schützen. In den 90er Jahren bestand unsere Arbeit in der Organisation von Vorträgen und Diskussionen, Film-Clubs, Demonstrationen und Radioprogrammen, um die Diskriminierung und Unterdrückung zu verurteilen, der wir als Frauen und und als Arme ausgesetzt waren. Wir waren auch an den damaligen gesellschaftlichen und politischen Prozessen beteiligt, die zum Ausbruch der bolivarianischen Revolution führten. Sie nahm ihren Anfang mit dem Wahlsieg des Comandante Hugo Chávez und dem verfassungsgebenden Prozess im ganzen Land. Seit dem Jahr 2000 arbeiten wir bewusst feministisch und mit einem Verständnis von Patriarchat, zu dem uns ein Kollektiv von öko-feministischen Genossinnen inspiriert hatte. In dieser Zeit sammelten wir unsere ersten Erfahrungen in der Organisation feministischer Bildung. Wir nannten das Schule der freien Frauen.

Mehr lesen