Seamos un río y no una isla. Resistencias migrantes en Berlin y Brandenburgo.

Bloque Latinoamericano Berlín – Grupo de trabajo territorial

El siguiente texto es nuestra cotribución desde el grupo de trabajo territorial del Bloque Latinoamericano al períodico Die Kommunne, editado por Kiezkommune con ocasión del 1ro de mayo, con reflexiones acerca de las potencialidades de la auto-organización local.  Para quienes lean alemán, les invitamos a leer el períodico completo, que se encuentra disponible para descargar acá https://lowerclassmag.com/2021/04/14/print-die-kommune-kommunaler-widerstand-gegen-die-krise/ En papel se puede conseguir en el Kiezkommune Wedding (Stadtteilbüro Kommune65, Buttmannstr. 1a) los Viernes de 14 a 18hs o en la demo del 1ro de mayo.

La crisis desatada por el Covid19 nos mostró la cara oculta de Alemania. Puso de manifiesto que, lejos de tratarse de una economía tecnificada donde «el capitalismo funciona bien», basa su desarrollo en la explotación del trabajo migrante. Como activistas en Berlín nos vimos ante la tarea de seguir articulando resistencias en una ciudad que más que nunca nos coloca entre la precarización y la expulsión. Encontramos que «quedarse en casa» nos era imposible frente a la precarización que sufrimos les migrantes en la gastronomía, delivery, limpieza, cuidados, o la producción y distribución de alimentos.

Berlin no es una isla

Quizás esta crisis le haya recordado a muchxs que Alemania no está al margen de la destrucción impuesta por el sistema capitalista. Quizás incluso hasta haya dejado claro que Berlín no es una isla, aislada del resto del país. Ninguna ciudad es una isla. Mientras en Alemania veíamos vaciarse los supermercados por las prácticas de «hamsterkaufen», vimos cómo en muchos lugares de América Latina se activaron aún más las redes de consumo local y solidario. Un ejemplo claro lo ofrecen las ferias y redes de distribución organizadas por trabajadorxs agrícolas en distintos puntos de América Latina para hacer llegar alimentos agroecológicos a precios justos directo de lxs productores a lxs consumidores, como las ferias de la Central de cooperativias de Servicios Sociales Lara (Cecosesola) en Venezuela o las iniciativas de la Unión de Trabajadores de la Tierra en Argentina, que se realizan a lo largo y ancho del país. Estas prácticas nos invitan a repensar nuestro rol como migrantes organizadxs desde la ciudad, pero sin aislarnos del entorno que nos rodea. Como migrantes organizadxs en el Bloque Latinoamericano queremos ser la corriente que conecte las luchas en América Latina con las que tienen lugar en Alemania.

Latinxs en Brandenburgo?

Podría parecer sorpresivo que migrantes latinoamericanxs pensemos nuestro trabajo político (también) en las zonas rurales de Brandenburgo, pero no lo es: uno de nuestros objetivos como Bloque Latinoamericano es construir vínculos entre las luchas progresivas de las áreas rurales de Brandenburgo con luchas en Berlín, a la vez que tender puentes entre estas y las luchas populares en América Latina.  Es por eso que nos hacemos presentes allí como migrantes e internacionalistas, conversamos e intercambiamos con productorxs agropecuarixs en Brandenburgo. En conjunto con el Ernährungsrat de Brandenburgo organisamos un encuentro en Müncheber, para discutir acerca de los problemas de la producción y distirbución de alimentos en Berlín y sus alrededores.

Queremos derribar los mitos que existen sobre Brandenburgo. Por eso compartimos lo que aprendemos de las luchas de lxs productores de la región con compañerxs en la ciudad.

En Brandenburgo también hay un ojo que mira hacia Latinoamérica. El tratado de libre comercio entre la Unión Europea y el MERCOSUR significa el aumento del hambre, la desocupación y la concentración de tierras en América Latina, al tiempo que generaría la pérdida de producción campesina en Brandenburgo y con ella la destrucción de sus modos de vida. Es de esta manera una oportunidad para el diálogo entre iniciativas populares en los dos continentes y la búsqueda de alternativas frente a las formas de producción que despojan el medioambiente y concentran la riqueza. Mediante la construcción de redes transatlánticas en contra del tratado de libre comercio, ayudamos a construir este diálogo.

Seamos un río: por un internacionalismo local

Uno de nuestros horizontes como Bloque Latinoamericano es apoyar, conectar y visibilizar luchas en los territorios de América Latina. Pero esto lo hacemos siempre desde nuestra presencia física en Alemania. Pensamos que la política está donde está el cuerpo. Migramos con nuestras historias, experiencias y luchas. Somos internacionalistas en el territorio que habitamos, y sabemos que solo apostando a reforzar las luchas aquí y ahora podemos construir alianzas y movimientos que constituyan alternativas emancipatorias a ambos lados del Atlántico.