La lucha feminista en Venezuela – Solidaridad desde Berlin

Entrevista con Mujeres por la Vida

Queridas compañeras, en el marco del activismo latinoamericano en Berlín, y del movimiento solidario que se ha generado en muchas ciudades latinoamericanas, norteamericanas y europeas para denunciar el Golpe de Estado y la amenaza de una intervención militar en Venezuela, queremos extender un abrazo de hermanxs, un abrazo militante, pueblo a pueblo, a los movimientos y colectivos populares que hoy resisten y construyen en su diario hacer la posibilidad de otra sociedad antipatriarcal y anticapitalista. Por eso queremos aprovechar esta oportunidad para conocer el movimiento que integran y las propuestas e identidades políticas que las convocan.

-¿Qué es y quiénes son Mujeres por la Vida?

Somos una organización feminista autónoma y autogestionaria, que mediante la promoción de la participación protagónica de mujeres de los sectores populares, la facilitación de espacios formativos fundamentados en los principios de la Educación Popular y la creación de espacios de apoyo y autocuidado entre mujeres, contribuimos a la construcción de organizaciones territoriales autogestionadas, donde se desarrollen estructuras, relaciones y formas de vida feministas, contrarias a los valores capitalistas y patriarcales.Mujeres por la Vida nace en noviembre de 1992 como un colectivo de mujeres pobres de una comunidad popular urbana, La Carucieña, Barquisimeto, capital del Estado Lara (450 km al oeste de Caracas). Nos unimos para luchar contra las condiciones de pobreza de nuestra comunidad como consecuencia del sistema neoliberal implantado para ese entonces en nuestro país, con especial incidencia en las mujeres (feminización de la pobreza) y contra la discriminación y la violencia hacia la mujer, especialmente la violencia doméstica, no contando en aquel momento con un instrumento legal que nos protegiera. Durante la década de los 90 nuestro trabajo en la comunidad consistió en charlas, conversaciones, cine-foros, marchas, programas de radio denunciando las discriminaciones y opresiones que vivíamos como mujeres y como pobres. También en este tiempo estuvimos comprometidas con los procesos sociales y políticos que condujeron al inicio de la Revolución Bolivariana a través del triunfo electoral de nuestro Comandante Hugo Chávez y del proceso constituyente que se vivió en todo el país[1].

A partir del 2000 nos iniciamos en el feminismo y el conocimiento del patriarcado a través de la relación con un conjunto de compañeras ecofeministas que nos facilitaron procesos de formación en esta línea. Desarrollamos en esta época nuestra primera experiencia de formación feminista que denominamos Escuela de Mujeres Libres.

Por otra parte, durante los años 2000-2005 se presentaron en Venezuela situaciones políticas (golpe de estado, paro patronal y petrolero, referéndum revocatorio) que involucraron a los movimientos sociales y al pueblo en general en procesos y acciones en defensa del proceso revolucionario que centraron la mayor parte de nuestras acción.

A partir del 2006 retomamos el trabajo comunitario con las mujeres involucradas en las organizaciones barriales y en organizaciones de trabajadores y trabajadoras.

Este trabajo nos permitió establecer relaciones con mujeres jóvenes que conformaron dos nuevas colectivas de Mujeres por la Vida, Lunáticas y Mariposas Libertarias, constituyéndonos entonces como Movimiento. La colectiva Lunáticas ha venido desarrollando experiencias comunicacionales como el audiovisual “Abolir el Patriarcado es la Revolución” y los programas de radio y tv comunitarias “Juntas y también Revueltas”Desde entonces nuestro trabajo ha estado centrado en las siguientes líneas de trabajo:· Fortalecimiento de la participación y liderazgo de las mujeres en las organizaciones territoriales y movimientos sociales y a través de la formación feminista y el acompañamiento en procesos personales y colectivos que faciliten el crecimiento y empoderamiento.

-Pedagogía Feminista: desarrollamos procesos formativos basados en las concepciones y metodologías de la Educación Popular Liberadora siendo las mujeres sujetas de su propio proceso. Trabajamos la vinculación de los grandes temas del capitalismo y el patriarcado con la vida personal de cada una y las relaciones entre todos y todas descubriendo de esta manera lo común de nuestras problemáticas y la necesidad de la acción colectiva.

-Atención a las situaciones de violencia que vivimos como mujeres a través de campañas de denuncia y prevención, acompañamiento a mujeres en situación de violencia en sus procesos personales así como asesoría legal y psicológica.

-Defensa y promoción de derechos sexuales y reproductivos.

-Espacios de Apoyo entre Mujeres: Hacemos especial énfasis en crear espacios de encuentro, convivenciales, donde cada una sienta que su palabra y su participación son valoradas, donde se viva la aceptación mutua, el respeto por todas, donde se construya la amistad entre mujeres. Lugares de aprendizaje donde nos sentimos tranquilas, cómodas, aceptadas entre iguales, lo cual nos permite fortalecernos para la participación en otros espacios, para liderar cambios hacia los valores en que creemos. No se trata de una reunión más sino de un momento que anhelamos porque nos nutre, nos permite respirar profundo y salir fortalecidas y crecidas.

-Comunicación Popular Feminista: Proponemos una nueva forma de comunicación que permita hacer análisis crítico y producir nuevos contenidos para hacerle frente a los mensajes que promueven roles y estereotipos, además de toda la discriminación, desigualdad y violencia de género que fundamenta al sistema patriarcal y se transmiten a través de los medios de comunicación.

-“Juntas y También Revueltas” es nuestro espacio radial y expresión de nuestras luchas, además de mostrar nuestra esencia, valores y símbolos, multiplicando las voces de quienes defienden la vida digna.

-¿Qué las motivó a organizarse como movimiento feminista?

La lucha permanente contra los sistemas de opresión patriarcal y capitalista que generan situaciones de violencia social y personal en nuestra vida como mujeres ha sido una motivación constante para organizarnos. Nuestro trabajo ha estado dirigido en forma prioritaria a mujeres de los sectores populares impulsando procesos formativos y organizativos. Actualmente dirigimos prioritariamente nuestras acciones al fortalecimiento del poder popular, con participación protagónica de las mujeres, en la construcción del autogobierno comunitario que en nuestro país luchamos porque se exprese en el Estado Comunal (Consejos Comunales y Comunas)[2]

-Cómo ven la lucha feminista en la Venezuela de hoy?

La participación protagónica de las mujeres en las organizaciones feministas, sectoriales o territoriales ha sido de gran importancia en nuestro país durante el presente siglo, hemos asumido en muchos espacios tareas de liderazgo. Sin embargo, esto no ha ido de la mano con una transformación de la responsabilidad en las labores de cuidado que mayormente recaen en las mujeres, desarrollando dobles o triples jornadas. Unido esto a los mensajes patriarcales que establecen la subordinación de la mujer y su desvalorización para el desempeño de roles de dirección en la vida pública, se presentan un conjunto de dificultades para las mujeres dar continuidad a su participación social y para el desempeño de funciones de liderazgo comunitario.

Por otra parte, en los últimos años como producto de la situación socioeconómica del país, que es el resultado del bloqueo económico financiero de potencias extranjeras, el robo de activos de la nación y situaciones internas de corrupción y burocracia, lo invertido en las tareas doméstica ocupan la mayor parte del tiempo de las mujeres. Esta doble jornada, resolviendo en casa y en la comunidad las necesidades básica, dificulta a las mujeres pensar en sí mismas y sus necesidades, lo cual se traduce en un desgaste físico y psicológico, Son escasos los espacios para la contención y el acompañamiento donde sea posible pensar estrategias colectivas y construir alternativas creativas a esta realidad.

Se hace necesario consolidar desde las mujeres de base una agenda de lucha por la generación de políticas públicas que no sean de asistencialismo, que no refuercen el concepto de mujer vulnerable que espera los cuidados de un estado protector, nosotras como movimiento popular en articulación con otras organizaciones, comunas y sectores hemos realizado una serie de actividades, jornadas y encuentros para ir desarrollando esta agenda que nos permita exigir que se respete nuestro derechos a la participación protagónica, además de fortalecer procesos de autonomía y soberanía sobre nuestros cuerpos, generando mecanismo populares para una vida libre de violencia hacia las mujeres, creando estrategias que socialicen el trabajo doméstico, accediendo información y campañas sobre derechos sexuales y reproductivos y permitiendo la consolidación de nuestro liderazgo dentro de un poder popular y feminista.

-¿Qué propuestas tiene Mujeres por la Vida, en qué basa su acción política y que planes tienen para hoy y para el futuro?

Nosotras durante más de 27 años hemos hecho énfasis en la necesidad de crear nuevos vínculos afectivos entre mujeres, pero además de construir amistad, queremos poder generar espacios para la reflexión y el fortalecimiento del liderazgo feminista de las mujeres, esto nos permite luchar más juntas y con mayores y mejores herramientas frente al sistema patriarcal, capitalista, imperialista y colonial.Entre los proyectos desarrollados tenemos:

– Creación de la Defensoría Popular [3]de la Mujer Hermana Juanita, zona suroeste de la ciudad de Barquisimeto, que atiende el ámbito territorial de las Comunas Ataroa y Loma de León.

– Conformación del Núcleo de Formación Feminista “María Jota Berrio Rodríguez” de la Escuela de Feminismo Comunal y Popular “Ana Torres”· Impulso de los Comités de Mujer e Igualdad de Género en 40 Comunas del Estado Lara.[4]· Participación desde el 2017 en la plataforma “Ni Una Menos” para organizar el 8 de Marzo.

– Participación de Encuentros Internacionales y Nacionales de Mujeres, entre los que se encuentra el Encuentro Plurinacional de Argentina, Encuentro Latinoamericano de Mujeres ELLA y Mujeres de Alba Movimientos.

– Producción y transmisión del Programa de radio “Juntas y También Revueltas”· Experiencias comunicacionales como el documental “Abolir el Patriarcado es la Revolución” y el programa de Tv “Juntas y también Revueltas”· Articulación con el Hospital tipo I “La Carucieña” en materia de Derechos Sexuales y Reproductivos.

– Acompañamiento formativo para otras organizaciones como la “Cooperativa 8 de Marzo”, “Casa Vera”[5] así como a 12 Comunas del estado Lara, en temáticas como patriarcado, comunicación popular feminista, una vida sin violencia para las mujeres, comuna feminista entre otros.· Promoción y facilitación de Asambleas de Mujeres preparatorias del I Congreso Venezolano de Mujeres.

-Formación Socio-productiva para mujeres participantes de procesos de distribución de alimentos a través de sus organizaciones territoriales (ámbitos de las Comunas Ataroa, Loma de León y Pavía) principalmente en elaboración de productos de limpieza e higiene personal.

Frente a lo realizado, lo por avanzar y consolidar estamos convencidas de que ningún bloqueo podrá arrebatarnos los sueños ni la esperanza de hacer posible un feminismo popular y comunal, más allá de la lógica institucional que no permite rectificar los errores y deficiencias internas, nosotras sabremos vencer construyendo alianzas y estrategias populares en defensa de la revolución de las mujeres porque a pesar de todo seguimos siendo las protagonistas de todos nuestros procesos.

-Venezuela vive una profunda crisis económica y política y las consecuencias las podemos certificar por la diáspora venezolana que hoy transita el mundo. Pero, cuáles son las consecuencias específicas para las mujeres venezolanas? y cómo creen ustedes que se puede resistir a esta situación?

Como todo proceso masivo de migración, son las mujeres, niñas y niños quienes se colocan en situaciones peligrosas y vulnerables, salen en búsqueda de mejores condiciones para vivir, motivadas por la actual situación del país que deja sin oportunidades a los y las más pobres, sumado a esto creen que es posible un futuro mejor en los países a donde se dirigen, sin conocer que las políticas migratorias y económicas de estos países no garantizan muchos derechos para quienes se encuentra bajo el signo de migrante.Para nosotras es sumamente preocupante la cantidad de mujeres venezolanas en situación de violencia doméstica y laboral o asesinadas en el extranjero, que dejan muchas veces sin ninguna protección a sus hijos e hijas, otras sin conocer la dinámicas de la prostitución en estos lugares destino terminan en redes de tratas, explotadas y vendidas como esclava sexuales, en otros casos sometidas a condiciones de precarización laboral que nos les garantizan ni su sustento ni la posibilidad de remesas para sus familias.Por otra parte también es importante señalar que existen situaciones en las que madres solteras o con sus esposos migran dejando a los hijos e hijas bajo el cuidado de otro familiar que ejercen violencia física, psicológica, sexual sobre los y las más pequeñas.Por eso es necesario comenzar a crear redes de cuidado y solidaridad con organizaciones sociales que se encuentran en los países vecinos que puedan acompañar o atender a estas mujeres que deciden migrar sin ninguna red de protección que le permita defenderse frente a la violencia, pero además poder multiplicar la información sobre las distintas situaciones que se pueden presentar, por otra parte, para quienes deciden quedarse debemos avanzar en términos de proyectos socioproductivos como propuesta alternativa, autogestiva y de economía solidaria que le haga frente a la lógica capitalista con su especulación e hiperinflación; entre nuestras iniciativas está el retomar la fabricación de productos de limpieza y salsa de tomate para aportar a la economía familiar.

-Y en ese sentido cuáles son las dificultades que tienen actualmente como movimiento?

Frente a la actual coyuntura hemos transitado por algunos momentos difíciles por ejemplo en el año 2018, tres de nuestras compañeras referentas se encontraban fuera del país atendiendo situaciones personales, algunas otras militantes han tenido que sumarse al trabajo institucional y otras compañeras de las comunidades resisten lo mejor que pueden pero no se escapan de sentir un desgaste físico y psicológico por las múltiples tareas que deben realizar, buscando alimentos, cocinando con leña, rindiendo el presupuesto, sin mucho acceso a medicina o anticonceptivos, sin embargo para el segundo trimestre del 2019 hemos reiniciado algunas actividades con muchas más fuerza y esperanza, gracias a la solidaridad internacionalista pudimos adquirir 30 DIU[6], que están siendo entregados a las mujeres de sectores vulnerables, con la venta de nuestro cuadernillos nos dimos un pequeño incentivo y hemos avanzado con las alianzas para reimpulsar la defensoría “Hermana Juanita”.

-¿Cómo podemos solidarizarnos con su movimiento desde acá?

Generar vínculos de solidaridad pasa por comprender nuestras realidades, para ello nos sumamos a la iniciativa de preparar Video-Foros Online que ayuden a difundir lo que ocurre en Venezuela desde la perspectiva de las mujeres organizadas que vivimos en zonas populares, así mismo creemos importante el apoyo con plataformas web que faciliten el acceso a la información no sólo de nuestros proyectos sino también de noticias vinculadas a la lucha que emprendemos las mujeres en defensa de nuestra vida y del proyecto político de liberación que se materializa en las comunas.Nuestra organización por más de 27 años ha emprendido proyectos de educación popular feminista, creado espacios de encuentro entre mujeres, hemos acompañado a muchas de ellas en situación de violencia, aportado a la generación de políticas públicas para la equidad y con justicia social, siempre lo hemos hecho con nuestros aportes, de manera autogestiva y colaborativa, sin embargo debemos con honestidad reconocer que la situación del país nos ha afectado y los recursos propios son realmente insuficientes, el alto costo de la vida nos arropa y aunque no nos derrote, se hace aún más difícil ampliar nuestro trabajo a otros sectores que manifiestan la necesidad, de igual manera se ven amenazados el sostenimiento de los proyectos ya consolidados, por todo esto, los aportes económicos que se puedan realizar contribuirán a mantener lo que con tanto esfuerzo hemos construido.Muchas gracias compañeras por su tiempo.Bloque Latinoamericano de Berlin*Esta entrevista fue realizada en el marco de una campaña de solidaridad militante que ha iniciado el Bloque Latinoamericano de Berlín con algunos movimientos sociales en Venezuela que siguen luchando día a día por una sociedad de justicia y equidad. Su lucha es nuestra lucha.

[1] Hugo Chávez Frías toma el poder presidencial en 1999 con el apoyo de los sectores populares, en ese momento fundador del Movimiento Quinta República, coalisión de militares y movimientos sociales y partidos de izquierda.

[2] “La Comuna, como entidad local donde los ciudadanos y ciudadanas en el ejercicio del Poder Popular, ejercen el pleno derecho de la soberanía y desarrollan la participación protagónica mediante formas de autogobierno para la edificación del estado comunal, en el marco del Estado democrático y social de derecho y de justicia” / Ley Orgánica de las Comunas. Asamblea Nacional de la República Bolivariana de Venezuela 13.12.2010

[3] Las Defensorías son espacios de apoyo, acompañamiento jurídico, emocional y política a mujeres que han sido víctimas de la violencia patriarcal. En este caso asumido por el poder popular. En el marco de la “Ley orgánica sobre el derecho de las mujeres a una vida libre de violencia”, decretada en el año 2007 y renovada en el 2014 para incluir el delito de femicidio.

[4] Estos comités forman parte de los Consejos Comunales, espacios de decisión y participación de las comunidades, están delimitados territorialmente y juntos conforman la Comuna.

[5] Experiencia de toma de vivienda, espacio de resistencia por el derecho a la vivienda.

[6] Método anticonceptivo, Dispositivo intrauterino (DIU)